Partitocracia

La campaña de Kickstarter para la publicación de Partitocracia está en marcha.

Partitocracia es un juego que se centra en la relación existente entre partidos políticos y sus votantes, representados por distintos grupos organizados, ya sea a través de la legislación o de los medios de comunicación. Cada jugador se hace cargo de un partido, y decide tanto la ideología del mismo (y el ámbito ideológico que pretende representar), compitiendo por los votantes con otros partidos que han optado por ese posicionamiento ideológico, mientras intentan construir mayorías que les permitan llevar a cabo su agenda política.

 

Es un juego acerca de como funciona la política parlamentaria a cierto nivel. Hemos intentado evitar centrarlo escesívamente en un país en concreto, pero en el mismo se pueden ver reflejados buena parte de los usos y costumbres que se ven en los parlamentos europeos. En las democracias parlamentarias, el principal instrumento de cambio son los partidos políticos, y estos se construyen a partir de sus relaciones con grupos de votantes concretos. Históricamente los partidos aparecen como herramienta del cambio para un grupo particular de intereses, y a medida que ampliaron su ámbito de influencia abarcaron lo que luego vino a denominarse un espectro ideológico. Algunos partidos siguen siendo muy específicos, como serían los partidos animalistas, los partidos de los granjeros o partidos de los jubilados. Otros ampliaron su base para intentar lograr mayorías o, al menos, resultar imprescindibles en el panorama electoral de su país.

Uno de los 9 grupos de votantes

Cuando sucede un evento, no hay una certeza sobre el impacto final del mismo en la opinión pública.

Hoy día, los partidos se relacionan con sus votantes a través de los medios de comunicación principalmente, aunque las redes sociales abarcan un mayor ámbito de la población año a año. Las políticas de comunicación son la clave como deja claro que, probablemente, la excusa más manida cuando se pierden unos comícios sea que "no se ha sabido comunicar" o "no hemos sido capaces de transmitir nuestro mensaje". Debido a ello, el principal recurso que tienen los jugadores en este juego es la atención mediática, y la clave del éxito o fracaso será en buena parte a como consigan manejar ese recurso. ¿Sale a cuenta dedicar los minutos de televisión a atraer ciertos votantes, o a convencer al público de lo necesaria que resulta una reforma legislativa? Estas y otras son las decisiones que los jugadores, como partidos, deben tomar año a año y se darán cuenta bastante deprisa que uno no dispone de la presencia mediática necesaria para llegar a todo.

 

Al mismo tiempo, los partidos estan formados por militantes y activistas que provienen de los grupos de votantes que estos quieren representar, y esa relación simbiótica permite dar a los partidos cualidades y condiciones únicas.

 

Hemos excluido del juego lo que son las diferencias territoriales porque elaborar el juego en un solo eje (el del espectro ideológico) ya resulta suficientemente complicado para mantener en un reglamento relativamente simple y accesible. Pero no descartamos en un futuro, si el juego gusta, plantear el sistema de distritos, influencia asimétrica de los partidos en los mismos y todos los elementos propios de las tensiones territoriales. Desde el debate centralismo-federalismo o incluso la posibilidad de plantear la independencia de uno o varios territorios.

 

Partitocracia es un juego para 2 a 5 jugadores de 10 o más años. Una partida estándar puede durar entre 2 y 3 horas y se espera tener la primera edición tanto en español como en inglés.

 

Un buen líder puede ser una bendición, pero también es una carga. La mayoria conllevan un estilo de juego propio si quieres sacar la máxima ventaja y minimizar sus defectos.

2616 Lismarka

Hedmark, Noruega

 

 

the@burning-phoenix.com

Copyright © All Rights Reserved